Don huevas

junio 9, 2009

Yo:Aveces tengo la sensación de no aprender de mi pasado, pues siempre repito los mismos errores.
Creo que es por causa de la mala memoria que poseo o de mi despistada atención.
Yo:Bah esas son sólo mentiras, excusas para no sentirte como un huevonazo. El huevonazo más grande de la tierra. El que olvida las afrentas, el que perdona hasta las más jodidas traiciones.
Yo:Si pues ese soy yo. Un don huevas, si así me quieres llamar. Pero me siento contento por olvidar lo que alguna vez me hizo daño, total, al final el cagao eres tú.

Anuncios

Agua y cigarros

marzo 28, 2009

Este es un poema de mi gran amigo Willy Samaniego.

AGUA Y CIGARROS

Agua y cigarros acompañan mi pensamiento
sin saber si quiera de mi nostalgia a medias
sólo se consumen, indiferentes a lo que siento
no los culpo, saben poco de mí y menos de ti.

De mi saben sólo que a veces los necesito
en aquellas noches que no tengo a Dios
porque Él es amor, y tú eres interrogante,
sabor extraño en mi boca, sensación de derrota.

El agua me refresca durante este extraño rito,
apaga el fuego ardiente que llevo dentro,
salvando a mi niño interno, aplacando su grito;
por eso el niño sigue ahí, paciente, esperándote.

El cigarro, en cambio, es para el adulto
hombre orgulloso que no soporta la situación
el humo le dice que tal vez fuiste un mito,
que bailó con él en noches lejanas y felices.

Ambos te quieren, para ellos marcaste un hito
el adulto sabe de tu pasado, y te entiende.
El niño sólo quiere ser tu futuro, mientras tanto
agua y cigarros acompañan sus pensamientos.

cigarrillo Lee el resto de esta entrada »


Adiós

marzo 26, 2009
Ella: ¿¿Te arrepientes de haber estado conmigo??
Yo: uhmmmm…
Ella: Porque yo no ahh!
Yo: …

Después de mucho tiempo aquí tienes mi respuesta:

Debes tener claro que no me arrepiento de haber estado contigo. Por el contrario, para mi fue muy bonito el haberte conocido, me ayudó a creer nuevamente en las personas, a emocionarme por ver una sonrisa, a ilusionarme con una mirada, a enternecerme con una caricia, a comprender la angustia y satisfacción de la espera.

¨ Disculpa si alguna vez no me di cuenta que no estabas contenta, tampoco estuve ahí, no te vi otra vez ¨. En serio disculpame por no darme cuenta que las cosas iban mal, por no poner más amor, por ser tan despreocupado.

También quiero recordarte, más como una reflexión que con ánimo de hacerte sentir mal, que las palabras duelen, que cuando se pronuncian no tienen retorno y aunque ahora sientas y digas lo contrario (que no te arrepientes de haber estado conmigo) no puedo evitar recordar aquellos momentos con bastante tristeza. Pero bueno eso ya pasó y lo bonito de ser jóven es que la memoria del corazón elimina los malos recuerdos y magnífica los buenos, y que es gracias a este artificio que sobrellevamos el pasado.

Se que te lastimé muchisimo y ,como tu dices, no precisamente con gritos e insultos. Sin embargo tu tbm lo hiciste, mucho más de lo que en algún momento admití. Eso ya no importa, las heridas de mi alma sanaron y ahora puedo decirte que ESTOY BIEN y espero tu también!!


Primera reporteada…

enero 8, 2009

Estoy a punto de salir a cubrir mi primera comisión como  practicante de fotografía en un diario local. Tengo miedo, ansias y ciertas expectativas por lo que pueda traer este día. Espero estar a la altura de las circunstancias.


Recordando tu mirada

noviembre 1, 2008

Abrazados por la emoción de un reencuentro inesperado, nuestras miradas
se cruzaron y dijeron lo que las palabras nunca pudieron. Una atmósfera de irreconocible ternura
nos envolvió y unos vientos cálidos nos convencieron de mirar el alba desde aquel mágico rincón.
No puedo explicar aquel instante, quizás tu tampoco…pero eso no importa, el recuerdo de tu dulce mirada me acompañará desde hoy y para siempre.img_2521-400-x-2674


Carritos de Luz

septiembre 16, 2008

Seis amigos decidimos hacer un viaje a la paradisíaca playa de punta veleros. Sin embargo a través de  ciertas triquiñuelas circunstanciales el azar parecía empeñado en negarnos la visa de partida a esta playa. Y es que lo escuché ponerse deacuerdo con la agencia para no vendernos boletos. Además uno de nosotros logró distinguirlo entre el grupo de maleantes que intentaron cambiarnos el equipaje por  algunos de sus golpes.

 

Sin embargo la aparición de un bus pirata, que prometía llevarnos a nuestro destino por un precio bastante accesible, dictaminó lo contrario.

 

Como es de imaginar aquel transporte motorizado demoró más de la cuenta en llegar.

Ya en la playa localizar el bungalow, donde nos quedaríamos, fue tarea sencilla. Entramos en él, escogimos los cuartos, dejamos nuestras cosas e inmediatamente salimos con rumbo a la playa. En el camino recogimos algunos leños para hacer una fogata, la cual encendimos con unas bolitas de nieve. Nos pusimos a conversar y a tomar ron por un largo rato. De pronto la borrachera se me subió a la cabeza, para quitármela decidí meterme al mar. Al salir casi todos se habían marchado, menos F.  

 

Me senté frente a ella dándole la espalda al paciente mar. La contemplaba idiotizado. Su piel canela me recordaba el atardecer. Sus grandes ojos alegres reflejaban el mar y la brisa. Y sus ondeantes rizos, no solo seducían al viento sino también a mi pasión.

Por primera vez estábamos solos, quizás fue por eso que me atreví a decirle, sin cuajo, que me gustaba, que me gustó desde que la vi. Sonrío levemente.

Nos pusimos a conversar, contándonos historias de un pasado mejor al real, contándonos historias que no eran de nosotros, pero que de algún modo eran nuestras. Y nos olvidamos del calor de la noche, gracias a la fogata de nieve.

Ella poco a poco se fue acercando, poniéndome muy nervioso.

 

Por eso fue que le pregunté: ¿qué te sucede?

Con una voz etérea me respondió: necesito un abrazo.

 

Siguió acercándose cada vez más. Para comprobar que esto no era un sueño, le dije que necesitaba un balazo. Me miro, extendió su mano e imitó la forma de un arma, de una pistola, la colocó a la altura de mi corazón, jaló aquel gatillo imaginario y al hacerlo mi alma le perteneció.

No pude contenerme, la abrace. Ella se acurrucó en mi hombro. En ese instante quise decirle que no se separara nunca de mi, ella se me adelantó al hablar y me dijo: shhhhh, solo quédate callado. Me aferré a aquel abrazo, cerré mis ojos y al abrirlos me di cuenta que flotábamos en el aire, lejos de la fogata de nieve y del paciente mar, rumbo a mi carrito de luz, para fugar con dirección a sus poemas y vivir aquellas extrañas historias. 


Y los muchachos pusieron huevos

septiembre 12, 2008

Por un descuido de la defensa nacional, la seleccion albiceleste marcó, a pocos minutos del término del encuentro, el 1-0.

A todas luces un premio inmerecido para los argentinos, quienes tuvieron un juego parco y desganado durante casi todo el partido. Por el contrario el seleccionado peruano jugó con entrega, con garra, con determinación y sobre todo con táctica y orden.

Nuestra seleccion luchó cada balón durante los 90 minutos y dejó todo en la cancha. No se ahuevo ante un rival de la “jerarquía” de Argentina y le puso punche al partido. Punche que demostró Juan Manuel Vargas al desbordar desde la media cancha hacia el área rival, quitándose de encima a dos defensores gauchos, para luego lanzar un centro preciso,  que Johan Fano convertiría en el agónico, pero merecido gol del empate.

Desde el estadio monumental informó el chato del mal, para radio la rumba… buscando gente que le zumba.